Archive / Febrero, 2015

ELL@S OPINAN – La historia de Noelia y su experiencia con el loveostomy

Hoy estrenamos una sección nueva. ELL@S OPINAN!. Queremos dar un espacio a todos nuestros seguidores, que nos expliquéis vuestra historia, vuestras experiencias. Entre todos podemos ayudarnos y aprender juntos. Así que animaros! Cada domingo , Ell@s opinan!

Hoy empezamos con Noelia y su experiencia con el loveostomy.

Hola… la verdad es que cuando vi vuestra página pensé… será real? realmente alguien ha pensando en gente como yo, que no me da vergüenza decirlo pero soy de las personas que por error medico hace ya muchos muchos años que llevo una bolsa…. Y la verdad es que lo primero que me vino a la cabeza fueron muchas dudas… y opté por mandar un email.

Al poco tuve respuestas, de las cuales eran todas beneficiosas por supuesto y pensé porque no.. Hablé con Laura, concretamos lo que realmente quería y para que lo quería y la atención, sólo con la atención que me prestaron y la delicadeza con la que trató conmigo este tema, opté por pedirla.
Cuando la tuve en mis manos pensé uolee!! no se yo si me atreveré ahora… pero lo hice. Para momentos íntimos es una maravilla, pues te queda la bolsa tan pegada al estomago que te olvidas de que esta ahí, pero que quede ajustada no significa que apriete, así que el 50% del uso al que yo le quería dar estaba cumplido. La prueba de fuego vino el día en el que me decidí probarla en la piscina.
Soy mami por lo tanto la piscina es algo que me encanta compartir con él pero me limitaba pues las placas al estar un cierto tiempo en el agua es como si se deshicieran y a veces pensaba más en mirar el tiempo que estaba en el agua que no en el tiempo que disfrutaba con él, total a lo que quería decir es que 30% cumplido.

El material hizo que duplicara el tiempo en el agua incluso que me olvidase que la llevaba de nuevo.

El siguiente 20% era el baño en las piscinas, no se si os ha pasado pero mi bolsa es mini, es de las pediátricas, va con ositos muy mona.. pues siempre existía la típica que parecía que había visto ORO EN TIEMPOS DE CRISIS y se quedaba mirando y me incomodaba, y por ello optaba a ir a bañarme o bien a las bañeras de minusválidos, o si no había individuales en ese momento secarme y bañarme en casa. Pues vete a qui mi alegría cuando me quité el trikini, el loveostomy parece como un “tanga” te puedes bañar tranquilamente y evitando ser observada como “un bicho raro” y aunque no es que me sienta así, pero la sociedad a veces tendría que tener la mente más abierta.

La verdad  es que es una prenda de armario que no quiero que me falte.

Os animo a probarla, yo lo hice, tenía mis dudas, pero son mis 30 euros mejor invertidos.

noelia

MIS SEIS RENUNCIAS

Este último mes ha sido uno de los peores de mi vida. Me dieron una muy mala noticia que por suerte después de un mes entero pensando en lo peor, se ha solucionado de la mejor manera posible. Pero ha sido un mes en el que pese a pasarlo muy mal me ha dado tiempo a pensar mucho.

 Soy una persona inquieta, mi cabecita loca pocas veces descansa y ha sido curioso porque al creer que mi vida se paralizaba se me han ocurrido tantas cosas que quiero hacer, tantas cosas que quiero cambiar, mejorar,  tantas cosas por las que dar las gracias…

 Se que le debía a mi compañera Ia una lista de cosas que me hacen feliz…pero os aseguro que después de este mes, estoy tan agradecida que mi lista sería infinita. Así que no hablaré de lo que me hace feliz, mi lista será otra. YO QUIERO RENUNCIAR. Renunciar a cosas que no me dejan avanzar, que me paralizan y que a veces no me dejan ver el horizonte  y todo lo que la vida nos ofrece.

 Esta es mi lista.

Renuncio a mis miedos: Lo único que tenemos que temer es al propio miedo. El miedo es solo una ilusión, no existe, nosotros mismos lo creamos y solo sirve para no dejarnos avanzar. Si no arriesgamos no sufrimos, pero tampoco crecemos. Así que yo escojo arriesgar. Creer en mí.

 Renuncio a la negatividad: Cuanto daño nos hacemos con nuestros pensamientos negativos, acabamos saboteando lo mejor de nosotros mismos. Acabamos creyendo lo que pensamos, limitándonos, sin darnos opción a mejorar, a creer que podemos, que vale la pena intentarlo. Nos volvemos inseguros, ansiosos, tristes y enfadados. Yo voto por la positividad, por aprender a neutralizar los pensamientos negativos, por salir de ese círculo vicioso que a veces se instala en mi cabeza.

 Renuncio a la autoexigencia: Tengo derecho a equivocarme, tengo derecho a hacer las cosas mal y no debo castigarme por ello. Ya nos exige demasiado nuestro entorno,  en la vida laboral, en la personal…no debemos exigirnos también nosotros mismos, eso sólo nos lleva a la frustración y a la angustia.  Así que me acepto como soy, con mis virtudes y mis fallos.  Porque si no me equivoco no aprendo y yo quiero seguir aprendiendo cada día.

 Renuncio a la queja: Renuncio a la necesidad de quejarme de tantas y tantas cosas. La queja no nos lleva a nada, solo a sentirnos tristes e infelices. Así que prefiero coger el toro por los cuernos, porque lo importante no es lo que nos sucede si no como lo vivimos y como lo afrontamos. Quedarse en la queja no sirve de nada. Yo escojo buscar soluciones. Al menos intentarlo.

 Renuncio a la necesidad del control: Hay cosas que no podemos, que no puedo controlar. Simplemente debemos aceptarlas. Dejar fluir, porque a veces las cosas por si solas se colocan. El control nos coacciona a nosotros  y a los que nos rodean. Nos obsesiona con querer que todo salga como nosotros queremos y está claro que no puede ser siempre  así. Me doy un respiro, no puedo sentirme siempre responsable de todo y de todos.

 Renuncio a creer que los sueños No se cumplen: Mi vida no ha sido un camino de rosas, pero si algo me caracteriza es que no me rindo. Y sí,  creo que hay sueños que se cumplen, si los deseas con mucha fuerza, si pones toda tu ilusión y tus ganas y luchas por conseguir lo que quieres finalmente lo encuentras. Quizás no están al final del camino, pero siempre hay nuevos senderos por descubrir.

 Y esta es mi lista y renunciando a todo esto también me siento feliz. Te vale Ia?

renuncia

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Más sobre nuestros cookies