Archive / Marzo, 2015

¡ AL MAL TIEMPO, LABIOS ROJOS!

Todos tenemos días feos en los que nos cuesta horrores salir de la cama, días en los que no te ves guapa y te apetecen 2 cosas:

  • Esconder la cabeza en la tierra cual avestruz.
  • Decidir que el día lo cancelas y te vuelves a la cama.ia loca

Pero como dice una buena amiga mía, permítete tener esos días feos porque luego todo es mejor, a veces hacen falta días de “nadameparecebienesunrollo” para que valoremos los días maravillosos.

Así que yo ya lo tengo claro, me pongo la canción “Ella se ha cansado”, de Bebe que me motiva mucho, le subo el volumen hasta que mis tímpanos dicen BASTA y me voy directa al lavabo a ponerme “TOA” Guapa!

Empiezo sin dudar por limpiarme la cara con un jabón de farmacia y agua bien fría para despejarme. Luego el tónico o agua micelar para retirar la suciedad que se acumula en nuestra piel. Yo utilizo el pack de Bioderma y estoy encantada. Son de Farmacia y os puedo asegurar que duran muchísimo.

Captura de pantalla 2015-03-30 a las 22.44.13

Después una buena hidratante. Yo utilizo una de Kiehl’s que se llama Ultra Facial oil- Free Gel Cream que me deja la cara sin tiranteces y bien jugosa (pero sin nada de grasa ya que es libre de aceites). Y por último el contorno de ojos , Creamy Eye Tratment, de aguacate de Kielh’s. Para dejar esa zona tan delicada bien hidratada.

Captura de pantalla 2015-03-30 a las 22.44.25

Y para conseguir el efecto buena cara sigo estos 4 mandamientos Miss Bowel:

1- No sin mi corrector: yo no sé vosotr@s pero yo no podría vivir sin él. Unos toquecitos en la zona de la ojera y Zas! Parece que has dormido 8 horas! (Y eso con 2 niños y 2 trabajos no hay quien lo cumpla hace años!)

No hay producto que te proporcione mejor aspecto, y la verdad es que si te ves buena cara, se te levanta el ánimo inmediatamente. Yo he probado varios pero mis preferidos son: el de Bobbie Brown y el de Benefit. Cubren muy bien la ojera y duran horas y horas.

Captura de pantalla 2015-03-30 a las 22.44.38

Luego puedes ponerte base , (si la necesitas), polvos matificadores y por supuesto el segundo mandamiento.

2- No sin mi colorete: puede ser en sombra o en crema, pero siempre, siempre alegran el rostro. Yo tengo dos que me chiflan:

-Benetint de Benefit: es muy natural, te da ese toque como si te hubieras sonrojado al ver al chico que te gusta… como si te hubieras pellizcado las mejillas.

-Coralista de Benefit: Es más rosado y con pigmentos dorados que dan efecto buena cara al instante.

Captura de pantalla 2015-03-30 a las 22.44.49

3- No sin mi rimmel: es pintarte las pestañas y de repente la mirada cambia. Yo no salgo de casa sin ella, me veo extraña. Ahora en el mercado hay miles y miles de máscaras de pestañas para todos los tipos y todos los precios así que ya no hay excusa para no tener una en el bolso!

Captura de pantalla 2015-03-30 a las 22.45.01

Y por último rematar la operación buena cara porque yo lo valgo:

4-No sin mis labios rojos: Ya sé que a algunas les da cosa llevar ese color tan llamativo pero es toda una declaración de intenciones: Ese color dice: Sí, me encuentro bien, me siento guapa y voy A COMERME EL MUNDO

Captura de pantalla 2015-03-30 a las 22.45.14

Así que os propongo levantaros 10 minutos antes y seguir este ritual para empezar el día y aunque sabemos que nuestro tiempo es limitado decir: hoy me lo propongo, ¡Hoy voy a estar guapa!

Y aprovechad ese momento de euforia para planificar el resto del día:

  • Ponte esa canción que te chifla a todo volumen mientras te duchas.
  • Dale un beso apasionado a tu chico por sorpresa.
  • Ponte tacones para sentirte más poderosa (y estilizada)
  • Mira un atardecer.
  • Queda con tus amig@s
  • Bebe una copa de vino mientras preparas la cena
  • Y sobretodo sonríe, sonríele a la vida

¿Y vosotr@s qué hacéis para sentiros más guap@s?

 

 

 

 

RECOMENDACIONES DIETÉTICAS PARA PERSONAS OSTOMIZADAS

La dieta es importante en todos los procesos y etapas de nuestra vida, más si el sistema digestivo está afectado por algún problema de salud.
Cuando a una persona es ostomizada le invaden un montón de dudas y preocupaciones y una de ellas es la dieta.
¿Podré seguir comiendo lo mismo que hasta ahora?
¿Qué tipo de alimentos debo evitar?
¿Cómo afectarán las comidas a mi bolsa?

Seguir una dieta equilibrada y saludable es fundamental para mantener la salud de la persona, y normalizar el tránsito digestivo.

laura bolsa

Recomendaciones generales

Comer comidas poco abundantes pero frecuentes. Un mínimo de 6 comidas al día según la tolerancia de cada persona

Beber al menos 1,5 litros de líquido al día ( se aconseja agua sin gas, infusiones, zumos licuados, horchata y bebidas isotónicas), a lo largo de todo el día pero nunca mucho líquido de golpe.

Están desaconsejadas las bebidas con gas y el café que es muy irritante.

No consumir los alimentos ni muy fríos ni muy calientes

Se recomienda comer despacio y masticar bien para evitar el aumento de gases.

El tabaco y el alcohol pueden generar alteraciones nutricionales por la disminución del apetito

El alcohol puede interferir en la absorción de diversos nutrientes como el ácido fólico, la vitamina B12, el Zinc y el magnesio…

Se recomiendan cocinar los alimentos a la plancha, al horno, saltados, hervidos o al vapor.

Intentar eliminar los alimentos crudos, difíciles de digerir, las salsas sobre todo las artificiales, los rebozados y los fritos.

Con el tiempo, poco a poco la dieta se puede ir ampliando e introduciendo nuevos alimentos y otras formas de cocción.

Al introducir nuevos alimentos hacerlos de uno en uno, para poder valorar si hay o no tolerancia y ver si modifica la consistencia de las heces, produce flatulencias o distensión abdominal

Si los alimentos no se digieren correctamente puede dar lugar a deficiencias nutricionales.

Los pacientes portadores de una ileostomía, al hacer las heces muy líquidas deben tener especial cuidado con la deshidratación y las alteraciones electrolíticas.
Hay síntomas que indican un problema de deshidratación: la boca seca, sensación de mareo, pocas ganas de orinar, orina muy oscura o concentrada, retortijones abdominales o fatiga muy severa.

Se debe conocer los alimentos que producen mala olor o que son flatulentos:
Legumbres, coliflor, coles de Bruselas, brócoli, espárragos, cebolla, ajo, quesos fuertes, pepino, alcachofas, alimentos ricos en fibra, bebidas gaseosas, especias, las grasas. Los pescados, mariscos y los huevos deben introducirse poco a poco y suelen ser causa de malos olores.

col-repollo

A veces, tomar una cantidad pequeña de estos alimentos no produce gases.
Las legumbres en forma de purés, producen menos flatulencia que si se comen enteras.
Si las verduras se toman hervidas en vez de crudas o semicrudas, producen mucho menos gas.
Incluso con el tiempo, algunos de los alimentos productores de gas pierden o disminuyen mucho esta tendencia
Es muy importante tener en cuenta la forma de cocción

Un truco es sustituir la cebolla frita para cocinar por manzana rallada.

Los gases se forman principalmente en el colon, por lo que las personas con una ostomía en el colon descendente (es decir, que conservan casi todo el colon) van a ser más propensas a estas fermentaciones.

Hay alimentos que por el contrario ayudan a disminuir el mal olor y los gases:
La mantequilla, el yogur, el perejil añadido a los alimentos o masticado a porciones pequeñitas, la menta igual que el perejil y los cítricos, naranja, limón, mandarinas, limas o pomelo.

perejil

A pesar de todo siempre debemos tener en cuenta que cada persona es distinta y que nada afecta por igual a todo el mundo. Así que no tengáis miedo a probar e ir evaluando vosotros mismos cada alimento.

ELL@S OPINAN. LA HISTORIA DE TONI

Hola, soy Toni tengo  28 años ( el 8 es mi número favorito:P)

 Os vengo a contar resumidamente como comenzó mi encuentro con mi inseparable amigo Crohn.
Tenía 16 años era el mes de Junio,dos semanas antes de finalizar clases, estando en casa en nuestro rincón preferido ( WC ) antes de tirar de la cadena pude ver  algo de color rojo, parecía ser sangre. En ese momento para nada pensé que era el comienzo de una estrecha relación…
No dije nada en casa, era un chaval de 16 años que había oído campanas sobre las hemorroides llamadas de manera coloquial “almorranas” y yo nunca había tenido, pero imaginé que sería algo por el estilo…

Cada día que pasaba veía que aquella sangre iba en aumento, por suerte no tenía dolor abdominal ni de ningún otro tipo, simplemente sangre.
A la semana, al ver que ya era una cantidad considerable, avisé a mi madre ( que en paz descanse).
Al día siguiente de explicarle lo que me sucedía, ya estábamos en el ambulatorio. Mi doctora me derivó a Hospital Clínic donde me hicieron una colonoscopia que duró 45 minutos, me sacaron biopsia y al darme resultados, me dijeron que tenía colitis ulcerosa.

A raíz de ahí me ví perdido en un mundo absolutamente desconocido, más aún cuando veía que la palabra crónica me hacía entrar en una especie de “schock” al no comprender nada de lo que me estaba sucediendo, cuando tenía que tomar medicación todos los días, tenía que ponerme enemas, como la mayoría de todos nosotros, sufrir dolores inaguantables, cambios de carácter repentinos, un montón de síntomas que más de uno se verá indentificado.

Busqué información en internet, toda la que pude y en cada visita a mi digestivo ponía todos los sentidos para quedarme con todo lo que decía.

Para suerte la mía, reaccioné con alergia al primer medicamento que me dieron para la colitis, era mesalazina, me produjo una especie de urticaria insoportable y pasamos a imurel al poco tiempo.
Cada año tocaba colonoscopia y yo ya me había ido concienciando de lo que había sido algo tan desconocido años atrás.

La sorpresa llegó cuando un par de años después del diagnóstico, con otra colonoscopia me dijeron que tenía colitis indeterminada, que posterior y definitivamente pasó a ser mi gran amigo, aquel que jugó a distraer, aquél que parecía ser su primo hermano pero no, lo que finalmente me diagnosticaron fue Crohn.

He tenido muchos brotes complicados, pero todos, unos más y otros menos sabemos lo desagradables que son, así que no voy a extenderme en ello.

Dejadme que os explique brevemente el primero y el último porque son los que más me han marcado y los que de una manera u otra no olvidaré jamás.

 Tenía 18 años y hasta entonces no había tenido un brote tan fuerte…

Llevaba bastantes días  sin ir a clase, cada 20 minutos estaba en el Wc aún sin haber ingerido nada de nada. Cada día que pasaba esperaba una mejoría pero no la había, un día mi madre me dijo de ir a la catedral con mi hermano  a dar un paseo por aquella zona, yo tenía poquísimas fuerzas pero tenía miedo de quedarme solo en casa y pensé que el salir de casa y que me diera el aire me vendría bien.
A la salida de la catedral en la parada de bus, empecé a tener una sensación que no sé como explicarla, es como si sientes que hay algo en ti que está funcionando mal y sabes lo que va a venir después , una flojera enorme y de manera instantánea me desplomé, estuve un minuto sin conocimiento y al volver en sí me sentía mucho mejor, suerte que estaba acompañado …

Me recogió una ambulancia, yo solo recuerdo que la gente que había alrededor decía: pobre chiquillo… está amarillo… y sobre todo la cara de susto de mi madre y de mi hermano, pobres!
Al llegar al hospital me dijeron que estaba sin apenas potasio y que eso era bastante peligroso… El ingreso fue de dos semanas,había perdido bastantes minerales al evacuar tantas veces y al haber tenido tantas rectorragias era de entender lo que me sucedió, estuve con sueros y cortisona por vena y a las dos semanas ya estaba en casa mucho mejor.

Y ahora os vengo a contar el último ingreso! ( Sé que tendréis ganas de que acabe jejeje , hablo más que me podría dedicar a los monólogos jijiji:P)

Yo trabajaba de seguridad en un centro comercial de Barcelona, cuando llevaba ya cerca de un mes que veía que iba cada vez más al WC en pleno servicio, en esa época yo tenía Infliximab de tratamiento, la verdad que me había estado funcionando a la perfección hasta aquel momento.
Ingresé en el hospital debido a que era corticodependiente y no respondía a la dosis de rescate que me dieron de Infliximab.

Estuve poco más de un mes ingresado, probaron todo, hasta que al hacerme diversas pruebas vieron que mi intestino grueso no tenía reparación… así que la única salida era pasar por el taller, me comentaron que tenían que operarme, era la única solución que había ya que mi intestino grueso todo estaba inflamado y parte del recto también.  (Un breve inciso: cuando me diagnosticaron Crohn leí que a un gran tanto por ciento de enfermos les hacían la ileostomía y siempre recé porque no me tocase a mí…) Así que ya podéis imaginar el pánico que sentí al empezar a asimilar lo que me iban a hacer.

Y a día de hoy no cambio mi ileo por nada en el mundo! Todo lo mal que lo hemos pasado tiene que tener una recompensa, no hay mal que por bien no venga, o no hay mal que dure 100 años… 😉 hay que ser positivo, todos los días me lo digo, el hecho de vivir es un regalo y hay que aprovecharlo!
Mi ileostomía… hace un año no quería vivir con ella el resto de mi vida y a día de hoy, creo que será una gran compañera de aventuras y de viaje! ( Y más aún yendo a la moda …:PMiss Bowel lo hace posible!)

Para todos los que están pasando un brote o una situación complicada, pensad que es normal, sabemos todos y cada uno de los que tenemos  “ La Bicha” (así es como le llama al Crohn mi mejor amigo jeje) que es muy puñetero el tener que estar en cama sin poder apenas comer etc etc etc… pero en cuanto pongáis un poco de alegría y fuerza que todos la tenéis, veréis como os comeréis la vida antes que os coma ella a vosotros!

Del Crohn me quedo con los profesionales que he tenido durante este tiempo y sobre todo, con la gente que he conocido relacionada a la enfermedad, hay que pensar que si no hubiera tenido esto… no os habría conocido! Así que eso compensa la enfermedad 😛
Eso es todo, espero no haberos aburrido demasiado!
Salud y pensad en verde siempre!

Ya que he hecho un escrito bastante largo, (quien me iba a decir que me iba a extender tanto … madre de Dios!) no quiero dejarme lo más importante en todo el camino que llevo y llevaré con mi Crohn.
Todos y cada uno de los que formáis, formasteis y formaréis parte de mi vida, GRACIAS!!!! Porque sin vosotros  no habría sido lo mismo!
unnamed (4)

En esta foto hay dos personas que ya no están conmigo que son mi avi y mi madre, no hay día que pase sin mirarla, pero aunque no la mire, no habrá día que no los recuerde. Y el pequeño de la cuna que ya es un hombretón es mi hermano Joel, todo un ejemplo de superación también.

 Si la vida te da la espalda, tócale el culo!

toni

ELENA MORAGA : La salud empieza por el conocimiento, el compromiso y la prevención.

Os presentamos a Elena Moraga, estupenda amiga, osteópata y gran profesional de la salud  a la que entrevistamos e invitamos a colaborar con nosotros para que nos ayude a conocer nuestro cuerpo y sus síntomas de una manera global.

¡Esperamos que os guste tanto como a nosotras!

 

Miss Bowel: ¿ A qué te dedicas?

Elena: Soy osteópata, por poner un título, no me gusta mucho encasillar o dogmatizar al hablar de salud.

MB: ¿ Por qué escogiste este camino /profesión?

E: En realidad yo quería ser veterinaria y me encantaban los caballos, un herrador me comentó que podía ser fisioterapeuta de caballos y comencé por la Fisioterapia, en aquella época tampoco tenía muy claro lo que quería SER…pero había que elegir!

Con el tiempo y después de varios postgrados fui haciendo camino y tras estudiar Medicina Natural empecé con Osteopatía que  era lo que más definía mi manera de entender y abordar el cuerpo. A día de hoy estoy complementando con estudios de Psiconeuroinmunologia Clínica y estoy muy contenta de seguir adelante.

MB: ¿Podrías definirnos qué es exactamente la OSTEOPATIA?

E: La Osteopatía es una terapia de reequilibración global del organismo cuyo objetivo es encontrar la causa que genera un síntoma, corregirla y devolver al cuerpo a un estado óptimo de salud gracias a sus propios mecanismos de auto regulación.

Los osteópatas trabajamos con todos los tejidos  del cuerpo mediante maniobras manuales y nos adaptamos a cada paciente según sus necesidades. A grandes rasgos hay tres vías básicas de abordaje:  estructural,  visceral y  craneosacral.

MB: ¿En qué puede ayudarnos?

E: En mis consulta procuro ayudar a la persona desde varios puntos de vista.

La Osteopatía me sirve para hacer las valoraciones necesarias para comprender porqué  ha llegado a manifestar el síntoma por el cual acude y después realizar el tratamiento. El objetivo es que el síntoma mejore y la persona no padezca.

La Osteopatía trata todo tipo de síntomas:  lumbalgia, migraña, estreñimiento, dolor de regla , insomnio,etc… todo lo que respecta al cuerpo entendido como  una unidad.

La segunda parte del tratamiento es explicar a la persona CÓMO funciona su cuerpo y que aprenda a conocerse para así auto corregir conductas que le pueden llevar a la patología, estas pueden ser: revisar su alimentación, su estado de ánimo, si hace ejercicio, su ergonomía en el trabajo etc..

La salud empieza por el conocimiento el compromiso y la prevención.

MB: ¿Crees que la osteopatía puede ayudar a personas con problemas digestivos?

E: Creo que las personas con problemas digestivos se pueden beneficiar de la Osteopatía porque se ayuda a regular las tensiones viscerales así como la mejora de la comunicación del sistema nervioso y endocrino gracias a regular los sistemas de homeostasis del cuerpo (vendría a ser restablecer el equilibrio dinámico del cuerpo).

Por otro lado, relajar las estructuras que sostienen el cuerpo, soltar el diafragma, recuperar la capacidad pulmonar etc.., ayuda también a bajar el nivel de estrés que conlleva este tipo de patologías.

La Osteopatia así como la Fisioterapia es útil en los postoperatorios, tanto para el tratamiento de las cicatrices como de la restauracion de la globalidad biomecánica del cuerpo.

MB: ¿Qué piensas que olvidan los profesionales sanitarios cuando visitan a estos pacientes?

E: Pienso que debido a la sobrecarga del sistema sanitario y a que son muy expertos en un tema concreto olvidan la globalidad.

Al intestino delgado se le viene llamando el segundo cerebro, todos sabemos cómo una emoción puede afectar a nuestro sistema nervioso y en consecuencia a las deposiciones, o como una mala alimentación puede también dañarnos la flora y a la larga desproveernos de la barrera inmune, el tratamiento multidisciplinario es importantísimo!

MB: ¿Nos podrías recomendar alguna pauta o consejo para personas con problemas intestinales?

E: Como primer consejo diría que complementaran sus tratamientos visitando un osteópata! (Risas)

¡El ejercicio es vital! No existe la persona sedentaria sana, hay que moverse, como sea, poco a poco, aunque sea caminar, el movimiento es VIDA, el movimiento mejora la circulación, los intercambios de nutrientes, el ánimo, elimina toxinas…todo son ventajas!

Por supuesto, revisar la alimentación, eliminar los anti nutrientes que crean inflamación y desequilibran la flora: los azúcares, los refinados, la comida procesada, vigilar con la leche y el trigo de los cuales se abusa mucho y pueden dar muchos problemas, comer fruta y verdura cada día, comer carne, huevos y pescado de calidad, beber unos seis vasos de agua al día y no comer hasta hartarse, saturar el estómago no ayuda tampoco.

El alcohol y el tabaco son tóxicos que conviene evitar.

Y por último, encontrar momentos para uno mismo, relajarse, divertirse, compartir, sentirse útil con la sociedad, ayudará a que la salud emocional rebaje el estrés mental.

MB: ¿Podrías colaborar con Miss Bowel para acercar la osteopatía a nuestros seguidores?                                                      

E: Me encantará colaborar con vosotras, y hacer camino juntas para que la conciencia de la salud crezca y todos nos podamos hacer responsables de uno mismo, y poder disfrutar un poquito mas de esta vida curiosa!

elena

 

ELL@S OPINAN! LA HISTORIA DE JUDITH

 

¡Hola!

Me llamo Judith y tengo 20 años. Soy de Zamora y estudio en Salamanca el Grado en Estudios Hebreos y Arameos.

judith3

Valencia, agosto 2014

Cuando tenía 16 años (en marzo de 2011) empecé con molestias en la barriga. Pensando que era un virus o que había cogido frío, empezaron con darme suero y hacer dieta blanda pero la cosa no mejoraba.

Tras una noche horrible y cuando ya me había dado cuenta de que estaba empezando a sangrar, fui a urgencias a Zamora. Allí me ingresaron y dos días después, tras hacerme una colonoscopia, me diagnosticaron Colitis Ulcerosa.

Aquello me sonaba a chino… Me explicaron que había que poner corticoides para “curar” las úlceras del colon y que cuando mejorase me iba a casa, con algún tratamiento y teniendo cuidado con las comidas. Pero la cosa no fue tan fácil… la hemorragia empeoró y el tratamiento de corticoides no hacía nada así que me lo cambiaron por uno más fuerte.  Así con tres tratamientos diferentes pero ninguno respondía.

Hablaron con mi familia y les explicaron que la única “solución” era operar. Por aquel entonces yo no me movía de la cama, me estaban haciendo trasfusiones de sangre porque ya estaba muy débil. La operación fue el 15 de abril y me pusieron una Ileostomía Terminal (supuestamente temporal).

El postoperatorio fue muy duro, tenía muchos dolores y había adelgazado 20kg. Me dieron el alta teniendo unas décimas de fiebre y a las tres semanas me operaron de urgencia, una infección había producido un absceso pélvico.

Supuestamente tenía que volver a revisión en un mes, y pasados tres meses me operarían para hacerme un “reservorio”. Los primeros días en mi casa fueron HORRIBLES. No dormía, tenía hambre y no me entraba la comida, tenía dolores y para colmo no podía (más bien no quería) adaptarme a llevar una bolsa 24h al día en mi abdomen. Mi cuerpo me daba asco, era mi abuela la que me duchaba, me vestía, me cambiaba… Esas semanas que pasé, preguntándome ¿por qué a mí?, No se las deseo ni a mi peor enemigo.

Mi familia y yo tuvimos suerte de conocer  J. Antonio, Presidente de ACCU León y una maravillosa persona. Gracias a él me miraron los médicos de León y, tras comprobar la complicación de mi caso, me derivaron al Hospital de Manises donde, en julio de 2012 me operó el Dr. Rafael Alós. El cirujano me explicó que no había podido hacerme el reservorio porque tenía muy pocos centímetros de muñón rectal y porque tenía el resto del intestino adherido a la pelvis y la vagina destrozada y adherida también, tanto que tuvieron que reconstruirla y de paso practicarme la resección del recto para evitar así futuros problemas de infección con el muñón amputado. Por lo tanto, mi ileostomía “temporal” ha pasado a ser permanente.

Aunque ya había pasado un año desde el diagnóstico y la primera operación, creo que fue cuando peor lo pasé… No había sido consciente de la gravedad del asunto hasta esa operación, ya que en mi subconsciente la bolsa iba a ser “temporal” y eso “no iba conmigo”. Tuve un año rebelde… salía mucho para no acordarme de lo que tenía, nada más iba a casa a ducharme, bueno, a que me ducharan… Pero poco a poco fui aceptándolo.

judith4

 Con mi abuela y mi tía, las dos personas que me cuidaron día y noche. (Verano de 2011)

Ahora es todo tan natural… Pienso que si lo hubiera afrontado al principio como lo hago ahora todo habría sido más fácil. Pero tenía 16 años y una situación complicada en casa, lo que hace que empeore todo.  Recuerdo que me ponía cinturones enormes para que no se notara la bolsa (para lo único que me servían era para despegar el adhesivo, pero eso me daba igual…). Siempre intentaba disimular la barriga con algo…

judith2

judith1

 

Más natural es desde que conocí los productos de Miss Bowel (también muy tarde a mi pesar jeje).  Estar ostomizado no es, ni por asomo, lo peor del mundo. Se puede Y SE DEBE hacer una vida normal o incluso más activa (por eso de valorar mejor las cosas) que la que llevábamos hasta el momento de la intervención.

judith5

Con mi profesora de Zumba y el LOVEOSTOMY

judith7

judith9

 

Con esto quiero demostrar que una ostomía no te impide hacer cosas y ser feliz. El gran problema de hace unos años: ¿Quién me iba a querer a mí con esto? Pero estad tranquilos, la persona que quiera compartir su vida contigo tiene que comprender la enfermedad y apoyarte en todo porque, ¿cuántas parejas hay que no funcionan sin tener ostomía o ni siquiera una enfermedad? Tenemos que aceptarlo, aprender a vivir con ello y ser felices, lo demás viene sólo…

El tiempo lo cura todo, y debemos mirar al futuro con optimismo.

judith10

 

¡Gracias chicas de Miss Bowel por contar conmigo y por vuestra iniciativa, vuestros productos y el cariño y entusiasmo que le ponéis a lo que hacéis!

 

VAN A OPERARME Y AHORA QUE HAGO? CUIDADO INICIAL DE LAS CICATRICES QUIRÚRGICAS

Tratamiento preventivo.

 Recuerdo que unos días antes de entrar a quirófano me despedí de mi barriga. No es que fuera a perderla pero si iba a dejar de ser como era, así que estuve un rato mirándola en el espejo del baño. Pensé bueno es lo que hay, espero que no te vuelvas muy fea y si no tendré que soportarte.

 Pero no se me ocurrió prepararla para la operación. Con los años y viendo muchas cicatrices como la mía he aprendido que enfrentarse al bisturí con el abdomen bien hidratado es fundamental para una correcta cicatrización y para minimizar los efectos de la cirugía en la piel.

 El tratamiento debe comenzar antes de la operación, es lo que nosotras,  las enfermeras llamamos tratamiento preventivo  y consiste en preparar la piel para afrontar el proceso de cicatrización en  las mejores condiciones de hidratación posibles. Se consigue fácilmente  aplicando unas semanas antes, aceite de rosa mosqueta, con un alto contenido de ácidos grasos esenciales y vitamina C o gel de aloe vera.

aceites

 (*)

Si eres fumador o fumadora intenta reducir al máximo el consumo del tabaco, si no puedes dejarlo. Yo nunca he fumado, eso ya lo llevaba de ventaja. Entiendo que dejar un hábito es complicado pero el tabaco es perjudicial para tantas cosas.. Aunque eso lo hablaremos otro día.

 Entrar al quirófano bien nutrido también es esencial. Necesitamos  una dieta rica en vitaminas, sobretodo vitamina A y C, minerales como el zinc y nunca olvidarnos de las  proteinas.

naranjas

 Yo entré al quirófano muy desnutrida, con bajo peso y mal alimentada. Al ingresar quisieron ponerme una sonda nasogàstrica para darme un aporte de nutrición enteral (los “batidos”) rica en proteinas, pero fue imposible ponerme la sonda. Sólo lo consiguieron dentro del quirófano cuando estaba dormida.

Al no poderme sondar no había forma de que me tomara los batidos y apenas comía, mis condiciones nutricionales eran tan pésimas que no cicatrizaba bien y tuvieron que reoperarme para reforzar la sutura del intestino, tuve que pasar dos veces por quirófano debido a las hemorragias internas porque mi cuerpo no cicatrizaba bien.

 Es muy importante estar bien nutrido para una correcta cicatización.

 Es cierto que a pesar de seguir todos estos consejos la cicatrización de la herida dependerá también de otros factores que quizás nosotros no podemos controlar pero siempre podemos mejorar su estado.

 Factores que influyen en la severidad y apariencia de la cicatriz

 El tamaño, la profundidad y la localización de la herida

La edad

La salud en general

La genética o herencia

El grosor y color de la piel

El aporte snaguineo del área

El uso de esteroides tópicos, orales o endovenosos.

(*) Aceite de Rosa Mosqueta y gel de aloe vera hay de muchas marcas, puse estas porque son las dos que yo suelo usar.

ELL@S OPINAN! LA HISTORIA DE SARAH

Hace 10 años, el primer año que viví aquí en Barcelona , me empecé a encontrar mal y después de mil visitas al médico me ingresaron y me dieron el diagnóstico. Tienes la enfermedad de Crohn.

Estuve ingresada un mes en Francia durante las fiesta de Navidad. Para mi había sido un golpe  duro pero volví a mi vida normal pensando que todo esto no tenía mucha importancia. Me cambiaron muchas veces de medicamentos ya que mi cuerpo se había vuelto rebelde, un poco como yo entonces, y no respondía a nada.

Cinco años después conocí al hombre que sería mi marido, le conté lo que tenía tranquilizándolo de que esto no era nada…, ese día sin saberlo le dije tal vez la mentira más grande del mundo.
Unos meses después me quedé embarazada de Emma, fueron los meses más duros de mi vida… Dividida entre un sentimiento de felicidad por estar esperando un bebé y de tristeza por el  profundo dolor que sentía. Tuvieron que provocar el parto unas dos semanas y media antes y nació mi tesoro.Mi bebé.

sarah

La felicidad no duro mucho tiempo, ya que empeoré mucho y tuvieron que ingresarme durante más de un mes… Ahí me dijeron que la única forma de que me sintiera mejor era poniéndome una ileostomia…
Reaccione muy mal… Durante dos días culpé sin razón al mundo entero… Me hundí hasta que conocí a Tanit  que vino a hablarme de su experiencia.
A pesar de aceptar la operación, la ileostomia no funcionó bien y a las pocas semanas volví a encontrarme mal.

Volví a las  urgencias del hospital varias veces, dolores, calmantes, vómitos, mareos, lágrimas, miedo de que todo eso nunca se acabara.  Tuvieron que reoperarme para reubicar de nuevo la ileostomía. Después fue bien.

Tarde un año en volver a una vida normal y al trabajo.

Tres años después y con el consentimiento de mi médico decidí quedarme embarazada otra vez.

sarah4

Y de nuevo empezó la pesadilla. Debido al embarazo mi ileostomía se  prolapsó.

Me pasé 7 meses sin poder hacer absolutamente nada… Con mi hija de 3 años que no entendía. Me ingresaron para operarme estando embarazada  pero en el momento de la operación se dieron  cuenta de que tomaba demasiada cortisona para poder operarme…  así que la cirugía no se pudo hacer, otro golpe duro.

sarah3

Biel nació 5 semanas antes y con un parto  muy duro. No sabían si hacerme cesárea, les daba miedo que empujara por  lo que pudiera pasar con   mi ileostomía y el prolapso.

Me armé de fuerza  y valor y empujé todo lo que pude, por mi hijo,  por el bien de Biel. Mi niño salió  sano y salvo y yo también. Aunque la tranquilidad duró poco al mes de nacer Biel me hicieron una colonoscopia y se dieron cuenta que mi colon estaba destrozado.

Me mandaron a casa con unos dolores inaguantables y a las cinco de la mañana otra vez directa al hospital. Me habían perforado el colon y si no me operaban en las horas siguientes me moriría . Me quitaron el colon entero. Pero al cabo de una semana pude estar con mi pequeñín.

 Y aquí estoy.  Volví al trabajo en mayo, lucho por llevar una vida  normal y me esfuerzo por dar lo mejor de mí. Intento ser la mejor mamá posible sin esconder a mis hijos mi realidad, mi ileostomia,  para que lo vean como la cosa más normal del mundo.

He aguantado dolores por ellos, esforzándome a caminar cuando me ardía por dentro después de operarme, sonriendo cuando lo único que quería era derrumbarme aunque fuera un instante… He aguantado por ellos y mi marido que son mi energía de cada día.

Nunca dejaré que el crohn gane, aprendí a convivir con la enfermedad ya que es parte de mí y siempre lo será.

He conseguido mi mayor reto… Tener a mis dos hijos. La vida me ha puesto retos pero yo  sigo aquí, con la cabeza bien alta…
Esta  es mi historia, una historia con la que podría escribir un libro.

Mil gracias

sarah1

CICATRICES EN LA PIEL EN EL ALMA Y EN EL CORAZÓN

Hay muchos tipos de cicatrices. Las que más se ven son las cicatrices en la piel,  pero también  tenemos cicatrices en el corazón,  y sobre todo cicatrices del alma. Algunas son superficiales otras profundas. Algunas se borran con el tiempo y otras perduran para siempre Hay cicatrices feas, otras bonitas y  algunas  son hasta sexy. Hay  muchos tipos de cicatrices pero todas tienen algo en común y es que cada cicatriz es parte de una historia, de una vida, de nuestra vida.

Mi cicatriz es tan mía que ya no sabría verme sin ella. Es tan mía que a veces me olvido de que existe. Todos los veranos, en la playa me pasa lo mismo cuando veo que de reojo alguien se me queda mirando como intentando adivinar que me ha pasado y yo pienso que me mira? No me habré depilado bien? llevo el biquini torcido?… hasta que bajo la vista hacia abajo y pienso – Ah claro! Mi cicatriz.

Lo mejor son los niños que carecen de ese pudor de los mayores y vienen directamente a preguntarme,  incluso a tocarla… la verdad que no me importa en absoluto.  Mi cicatriz es mía. Forma parte de mi. De mi físico pero también de mi vida.

Y porque no?! Voy a presumir!! Yo creo que me hace interesante, me da ese aire de chica curtida que lo ha pasado mal pero sigue con una sonrisa en la cara. Así que como voy a tapar mi cicatriz? Ni loca! Mi barriga al aire. A presumir de ella.

cicatriz2

Y bueno si! no puedo evitarlo, estoy orgullosa de mi cicatriz pero también soy enfermera y mi profesión también forma parte de mi hace ya muchos años, así que no puedo evitar CUIDAR y también cuido mi cicatriz . Me gustaría compartir esos cuidados contigo para que con el tiempo, si es que no lo estás ya, también te sientas orgullos@ de tu cicatriz.

 Intentaré trasmitir todo lo que yo he ido aprendiendo  de cicatrices , de las que se ven a simple vista y de las que tenemos en el interior y a la vez me servirá para investigar y aprender más sobre su  cuidado Te parece bien?

 Hoy  hablaré  un poquito de cicatrices quirúrgicas como la mía.

 CINCO CONCEPTOS BÁSICOS DE LAS CICATRICES

 1-La cicatrización es el proceso natural de recuperación de la piel después de tener una herida.

 2-No todas las personas cicatrizan igual.

 3-El tiempo de evolución o cura de una cicatriz es largo, al menos un año, por tanto antes de ese tiempo no se debe evaluar el resultado de la misma.

 4-Al  principio las cicatrices están más abultadas, rojas y duras. Con el tiempo debemos conseguir que poco a poco disminuya su grosor, sean más flexibles y el color rojo se vaya aclarando ( el rojo es debido al exceso de sangre adicional que va a la cicatriz para curar todo ese tejido dañado).

 5-En la recuperación de las heridas quirúrgicas es tan importante el cirujano como el paciente. Simpre se dice que el cirujano hace la costura y el paciente la cicatriz. El profesional debe intentar que la herida sea lo menos visible posible, haciendo una buena sutura, buscando la correcta ubicación..pero el paciente  es el que tiene que poner todos los medios posibles  para conseguir una correcta cicatrización.

 En este último apartado es donde os iré ayudando en los siguientes post sobre cicatrices.

 cicatriz1

ELL@S OPINAN-Mis dos razones para seguir luchando. La historia de Juani

“Si quieres cambiamos bocata y te comes el mio de jamón york?” Esto mismo me dijo Pomoky , hace ya tantos años , que casi me cuesta recordar …..eran muchas las veces que iba corriendo al lavabo en la escuela industrial o que alguien me abría la puerta mientras yo buscaba un alivio desesperado a mi dolor y me veía el culo al completo. Desde entonces hasta ahora ya son más de treinta años los que palpo mi barriga diciéndole que sea buena, que ya pasó, que el crohn nos deja coger aire otra vez y que hemos de encontrar un punto medio. Si. Uno en el que echemos un pulso y ni gane ella ni pierda yo. Uno en que me pueda despertar por la mañana sin pensar que tengo que cancelar una cita o aplazar una salida con mis hijos. Un punto en el que me despierte y vea mi casa, mis cosas, a los míos….no el armario azul de los pies de mi cama y la luz de salida de emergencia de encima de la puerta de la habitación. Han sido muchos los pasos dados, muchas las lagrimas que han caído y muchas veces la misma pregunta: que he hecho mal? En que momento se rompió la armonía de mi cuerpo que no oí el crujir que hizo al partirse? Por qué a mi? No tengo respuesta para ninguna de ellas. Ni una sola. Pero si sé una cosa: “esto ha de vivir conmigo, no yo con esto”. Cuando me dijeron que no tuviera hijos, fui paciente y tuve mi primer hijo. Cuando me dijeron que con uno ya estaba bien, volví a ser paciente y tuve mi segundo hijo. Mis dos razones para seguir luchando. Muchas fueron mis dudas y mis miedos, pero muchas más mis ganas de vivir.

Todo así contado, tantas cosas con tan pocas palabras, suena fácil. …pero no lo fue. Nada lo es. Pero quizás, por no serlo, me siento mejor con cada pequeño logro. Cuando pensaba que ya no podía ser peor, ocurría algo que me enseñaba que el tornillo de la vida tiene mucha rosca para apretar. Y cuanto más me aprieta, más resolutiva soy: voy a seguir. Pasé de unos simples retortijones con trece o catorce años a llevar ya cuatro intervenciones, dos ileostomías y voy a por una quinta operación. Que me gustaría que no fuera así? Que duda cabe!! Haría lo que fuera si supiera que se puede hacer algo además de luchar, de superarse a uno mismo. Que es injusto? Por supuesto! ! Tan injusto, egoísta y cruel como rozar y a veces hasta pasar la linea del desagradecimiento, de la estupidez que cometemos muchas veces con los que nos rodean, nos quieren y se preocupan cada día de nuestra vida por nosotros….pero es inevitable. Ambas cosas son inevitables. Mucha es la gente que me dice que soy fuerte, que tengo mucha voluntad. Yo no estoy de acuerdo. Es lo que me ha tocado y con eso sigo. Que otra cosa hay que hacer? Pues seguir!! No hay más. Si te caes, te levantas. Si hoy es gris, mañana será soleado. Si no tienes fuerzas, las buscas. Dónde? En la mirada franca e inocente de tus hijos, en la risa de tus amigos, en el fondo de tu alma. Vida sólo tengo una y la vivo yo. Esto no me lo quita el Sr. Crohn”

Juani

juani2

                                                            Cambiamos crohn por ganas de vivir

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Más sobre nuestros cookies