RECOMENDACIONES DIETÉTICAS PARA PERSONAS OSTOMIZADAS

La dieta es importante en todos los procesos y etapas de nuestra vida, más si el sistema digestivo está afectado por algún problema de salud.
Cuando a una persona es ostomizada le invaden un montón de dudas y preocupaciones y una de ellas es la dieta.
¿Podré seguir comiendo lo mismo que hasta ahora?
¿Qué tipo de alimentos debo evitar?
¿Cómo afectarán las comidas a mi bolsa?

Seguir una dieta equilibrada y saludable es fundamental para mantener la salud de la persona, y normalizar el tránsito digestivo.

laura bolsa

Recomendaciones generales

Comer comidas poco abundantes pero frecuentes. Un mínimo de 6 comidas al día según la tolerancia de cada persona

Beber al menos 1,5 litros de líquido al día ( se aconseja agua sin gas, infusiones, zumos licuados, horchata y bebidas isotónicas), a lo largo de todo el día pero nunca mucho líquido de golpe.

Están desaconsejadas las bebidas con gas y el café que es muy irritante.

No consumir los alimentos ni muy fríos ni muy calientes

Se recomienda comer despacio y masticar bien para evitar el aumento de gases.

El tabaco y el alcohol pueden generar alteraciones nutricionales por la disminución del apetito

El alcohol puede interferir en la absorción de diversos nutrientes como el ácido fólico, la vitamina B12, el Zinc y el magnesio…

Se recomiendan cocinar los alimentos a la plancha, al horno, saltados, hervidos o al vapor.

Intentar eliminar los alimentos crudos, difíciles de digerir, las salsas sobre todo las artificiales, los rebozados y los fritos.

Con el tiempo, poco a poco la dieta se puede ir ampliando e introduciendo nuevos alimentos y otras formas de cocción.

Al introducir nuevos alimentos hacerlos de uno en uno, para poder valorar si hay o no tolerancia y ver si modifica la consistencia de las heces, produce flatulencias o distensión abdominal

Si los alimentos no se digieren correctamente puede dar lugar a deficiencias nutricionales.

Los pacientes portadores de una ileostomía, al hacer las heces muy líquidas deben tener especial cuidado con la deshidratación y las alteraciones electrolíticas.
Hay síntomas que indican un problema de deshidratación: la boca seca, sensación de mareo, pocas ganas de orinar, orina muy oscura o concentrada, retortijones abdominales o fatiga muy severa.

Se debe conocer los alimentos que producen mala olor o que son flatulentos:
Legumbres, coliflor, coles de Bruselas, brócoli, espárragos, cebolla, ajo, quesos fuertes, pepino, alcachofas, alimentos ricos en fibra, bebidas gaseosas, especias, las grasas. Los pescados, mariscos y los huevos deben introducirse poco a poco y suelen ser causa de malos olores.

col-repollo

A veces, tomar una cantidad pequeña de estos alimentos no produce gases.
Las legumbres en forma de purés, producen menos flatulencia que si se comen enteras.
Si las verduras se toman hervidas en vez de crudas o semicrudas, producen mucho menos gas.
Incluso con el tiempo, algunos de los alimentos productores de gas pierden o disminuyen mucho esta tendencia
Es muy importante tener en cuenta la forma de cocción

Un truco es sustituir la cebolla frita para cocinar por manzana rallada.

Los gases se forman principalmente en el colon, por lo que las personas con una ostomía en el colon descendente (es decir, que conservan casi todo el colon) van a ser más propensas a estas fermentaciones.

Hay alimentos que por el contrario ayudan a disminuir el mal olor y los gases:
La mantequilla, el yogur, el perejil añadido a los alimentos o masticado a porciones pequeñitas, la menta igual que el perejil y los cítricos, naranja, limón, mandarinas, limas o pomelo.

perejil

A pesar de todo siempre debemos tener en cuenta que cada persona es distinta y que nada afecta por igual a todo el mundo. Así que no tengáis miedo a probar e ir evaluando vosotros mismos cada alimento.