Inevitable, una vez al año me toca reponer hierro.

Publicado el 14 marzo, 2018

Inevitable, una vez al año me toca reponer hierro.

Cuando me operaron, me extirparon la parte final del íleon, concretamente me quitaron 20 centímetros del último tramo de intestino delgado, justo donde se absorbe el hierro de los alimentos que ingerimos. Aunque intento hacer una dieta rica en hierro, sobre todo cuando tengo la regla, la cantidad de hierro que absorbe mi intestino es tan pequeñita que de vez en cuando me toca un chute.

El hierro oral no lo tolero, quizás porque he tomado ¡tanto! Así que bajo a hospital de día, me siento en mi butaquita y me enchufan una botellita marrón de hierro endovenoso. Como si Popeye se tomara su lata de espinacas.

 ¿Por qué es tan importante el hierro?

Cuando nos falta hierro, decimos que tenemos anemia. La anemia se produce cuando el nivel de glóbulos rojos en nuestro organismo es bajo. Quizás para que lo entendáis mejor, tendría que empezar explicando en qué consiste respirar.

Cuando inhalamos oxígeno, este no se queda en nuestros pulmones, sino que se reparte por todo nuestro cuerpo. Viaja al cerebro y a todos los órganos y tejidos de nuestro cuerpo. El oxígeno es fundamental para que todo funcione correctamente.

El medio de transporte del oxígeno es la hemoglobina. En todos los glóbulos rojos hay una proteína llamada hemoglobina que se une al oxígeno y lo transporta a través del torrente sanguíneo hacia todas las zonas de nuestro cuerpo. Y uno de los componentes de la hemoglobina es el hierro. Por eso es tan importante. Si no tenemos hierro, la hemoglobina baja y por lo tanto el oxígeno no puede ser transportado correctamente.

El hierro es uno de los minerales que mayores carencias provoca a nivel general, sobre todo en las mujeres en edad fértil, por las reglas. Si a eso le sumamos un mal funcionamiento del intestino o, como es mi caso la resección de la parte del intestino encargada de absorberlo, la carencia es aún mayor. Lo único que nos queda es intentar reponerlo con la dieta y los tratamientos.

¿Cuánto hierro necesitamos?

Las personas necesitamos entre 8 y 30 mg de hierro al día. Dependerá de la edad y el sexo. Los adolescentes necesitan más hierro para compensar los “estirones”, y las mujeres necesitan más que los hombres para compensar el hierro que pierden con la menstruación. Y las que más necesitan, sin lugar a dudas, son las embarazadas. Si nuestros valores de hierro son menores, hablamos de ferropenia o de anémia ferropénica y en esta situación esto es lo que sucede:

– Fatiga, cansancio

– Palidez

– Mareos

– Dificultad respiratoria

– Úlceras y sequedad de boca

– Grietas en la comisura de los labios

– Caída del cabello

– Uñas quebradizas

– Intolerancia al frío. Manos y pies fríos.

– Dolor de cabeza

– Pérdida de concentración

– Irritabilidad

 ¿Como podemos evitar la anemia?

Como en mi caso, muchas personas necesitan suplementos de hierro. Hay muchos en el mercado. Siempre deben ser pautados por un médico. Nunca debemos automedicarnos… ¡esta es una de mis batallas!

Cuando nos prescriben hierro oral, debemos tener en cuenta que hay alimentos que reducen la absorción, como por ejemplo el té, el café y la leche.

En cambio la vitamina C favorece su asimilación, tomar la medicación o  alimentos ricos en hierro junto con alimentos ricos en vitamina C es lo ideal.

Pastillita de hierro + zumo de naranja

La vitamina A y los Betacarotenos también favorecen su asimilación.

 

El hierro en los alimentos

En los alimentos existen dos tipo de hierro.

El hierro hemo es el que se encuentra en los alimentos de origen animal. Absorbemos aproximadamente una cuarta parte de este tipo de hierro.

El hierro no hemo, presente en los alimentos de origen vegetal del que se absorbe  muy poca cantidad.

Una persona con una dieta mixta que incluya carne y verdura absorverá entre un 14% y un 18% de hierro. Sin embargo, un  vegetariano solo absorverá entre un 5% y un 12%.

 

Estos son algunos alimentos ricos en hierro:

–  Almejas y berberechos: contienen alrededor de 24 mg de hierro por cada 100 gr. Más de las necesidades diarias recomendadas.

– Hígado: contiene alrededor de 8 mg por cada 100 gr.

– Carnes: la ternera, el pollo, el pavo… contienen aproximadamente 2 mg /100 gr.

– Boquerones y sardinas: contienen 4 y 2.7 mg /100 gr respectivamente.

– Lentejas: son las legumbres que contienen mayor cantidad de hierro no hemo. 8mg/100gr. Aunque su absorción es menor al ser vegetal, su bajo coste y sus otras propiedades las hacen muy recomendables.

– Espinacas y acelgas: 3 y 4 mg/100 gr.

– Anacardos : 6,2 mg/100gr

– Higos secos: 4,2 mg/100 gr.

– Albaricoques: 3.5 mg/100 gr

– Almendras: 3 mg/100 gr.

Mis “trucos”

Esto es lo que yo hago,  sobre todo los días de regla, para reponer el hierro que pierdo.

Unas latitas de berberechos aliñados con limón (hierro y vitamina C).

Como me encanta la pasta suelo hacerme espaguetis con almejas o berberechos y de postre algo cítrico.

Las lentejas de mi madre son un clásico, y acabo con un par de mandarinas. Si mi barriga no está a tope, las lentejas las hago en puré y las aderezo con un poquito de comino para digerirlas mejor.

Para cenar suelo prepararme un día sardinas o boquerones y otro higado…si me encanta el hígado.

Para picar una bolsita de almendras, higos o albaricoques secos. Pura energía.

Y si con todo esto no es suficiente, me toca visita al hospital de día, un par de horas de hierro endovenoso y como nueva.

 

 

 

 

Un comentario en “Inevitable, una vez al año me toca reponer hierro.

  1. Me gustó mucho tu explicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *