La hidratación en la EII, esencial para tu organismo.

Publicado el 2 mayo, 2018

Próximo objetivo: beber más agua.

 No hay manera. No hay forma de beber más agua. Nunca tengo sed. A veces me doy vergüenza a mí misma cuando pregunto a mis pacientes:

-¿Bebes suficiente agua?

-Es muy importante hidratarse correctamente – les digo.

Yo soy un desastre, no lo consigo, siempre lo dejo para mañana. Así que es mi próximo reto. Beber más agua.

El agua es fuente de vida

Nuestro organismo está compuesto en un 80% por agua, forma parte de casi todos los procesos del organismo. Es el nutriente más esencial y el que necesitamos en cantidades más elevadas. No podríamos sobrevivir sin agua.

En nuestra cultura estamos tan acostumbrados a abrir el grifo y llenarnos un vaso que solo cuando viajas a otros países y culturas te das cuenta de la suerte que tenemos.

Mi hija no daba crédito la primera vez que la metí en la bañera. Solo tenía un añito, pero se reía como una loca viendo salir el agua del grifo. Imagino que en su primer año de vida en Etiopía el agua no sobraba, y mucho menos para darse un baño.

Hay que beber agua durante todo el día, convertirlo en una rutina, como cepillarte los diente. No hay que esperar a tener sed. Si no en mi caso, por ejemplo, nunca bebería. Por eso, voy a compartir contigo algunos de mis trucos, pero primero sigue leyendo…

¿Qué sucede cuando no nos hidratamos bien?

No oxigenamos los órganos de forma correcta, por lo que se debilitan y el organismo deja de funcionar correctamente.

El cuerpo se agota y perdemos niveles de fuerza y resistencia muscular. Sufrimos dolores musculares y rigidez, aumentando el riesgo de caídas.

Disminuye el  apetito. Aumentan los problemas de absorción de nutrientes y las malas digestiones.

Notamos malestar general y fatiga.

Nos cuesta mucho más concentrarnos y tenemos somnolencia

Somos más propensos a infecciones del tracto urinario.

Pueden aparecer enfermedades dentales.

En la hidratación está el secreto de una mejor convivencia con tu EII porque…

 – Las células cuando están adecuadamente hidratadas reciben sangre oxigenada y el cerebro se mantiene alerta.

– Mejora la digestión y la absorción de los nutrientes.

– El agua actúa como lubricante para los músculos y articulaciones y evita lesiones. Es fundamental beber agua antes y después de hacer deporte.

– Es esencial para el correcto funcionamiento de los riñones.

– Ayuda a eliminar los residuos y nutrientes innecesarios a través de la orina.

– Fortalece la piel, y hace que se encuentre  más sana, limpia y sin arrugas. Además, funciona como un anti-acné, ya que deshecha las toxinas y la grasa de la piel.

– Mejora la circulación sanguínea. Ayuda a mantener el volumen de sangre, y por lo tanto a mantener la energía.

– Reduce el riesgo de padecer multitud de enfermedades y nos da sensación de bienestar.

Así que alerta todos los que padecemos Enfermedades Intestinales. No os olvidéis de beber. Parece que cuando tienes diarreas, si tomas líquidos vas más al baño y a veces nos cuesta beber, pero es imprescindible para no deshidratarse. En el caso de las personas ostomizadas hay que tener un especial cuidado, sobre todo los portadores de una ileostomía donde las heces son muy líquidas. Es esencial reponer todo lo que se pierde.

 

¿Todos necesitamos la misma cantidad de agua?

Algunas personas tienen un mayor riesgo de deshidratación. Los deportistas necesitan una cantidad más elevada de agua. Si estás ostomizado y eres deportista nunca olvides beber antes y después de la actividad física.

Las mujeres que están embarazadas o amamantando también necesitan subir la cantidad de agua ingerida. Las personas mayores pierden la sensación de sed, su cerebro deja de enviar señales y no detecta la deshidratación, por eso es fundamental obligarles a beber agua. Evidentemente en algunas afecciones, problemas de riñón, infecciones o cálculos renales el agua es fundamental. También necesitamos beber más si tenemos fiebre, vómitos o diarrea. ALERTA con los brotes derivados de una enfermedad intestinal.

Hay que beber agua, nos ha quedado claro.

 

Trucos para mejorar la hidratación

Podemos ayudar en el proceso de hidratación con la ingesta de frutas y verduras.

Bebidas como las infusiones también son una buena opción. Eso sí, debemos evitar el alcohol y la cafeína, ya que ambos favorecen la deshidratación.

Hay apps gratuitas como Aqualert http://aqualertapp.com/ (disponible en Android e ios) que no solo te mandan avisos, sino que también te indican la cantidad ingerida a lo largo del día.

Llevar encima una botella de agua también te ayudará como recordatorio y tendrás el agua siempre a mano. ¡No hay excusas!

Así que manos a la obra Yo empiezo hoy mismo.

Recomiendan 8 vasos diarios de agua. A mi me cuesta la vida, así que no seré dura conmigo misma y hoy empezaré por la mitad pero en una semana espero haber conseguido tener mi rutina de tomar 8 vasos al día. Intentaré también volver a las infusiones. Hace tiempo que las tengo olvidadas. En otra entrada podemos hablar de ellas.

Siiiii. Lo voy a conseguir.

¿Te unes al reto? Publica tu foto en Instagram con el hashtag #yobeboagua y etiquétanos. Entre todos será más fácil.

Como decía Bruce Lee: Be Water My Friend

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *