La enfermera que regala mandalas. “Relefexiones de una enfermera muy crónica”

Hace dos semanas os dije que daría algunas herramientas o ideas para intentar combatir el estrés que tanto nos acosa a muchos de nosotros.

Ahí voy!

Mi compañera y amiga Ester Navarro trabaja como enfermera de referencia en la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal del Hospital Vall Hebrón de Barcelona. Un día hablando con ella me contó que cuando hace la primera visita con  pacientes recién diagnósticados, después de resolver todas sus dudas y darle toda la información que necesitan les entrega láminas con mandalas para que los coloreen.

ester

Ester Navarro.

Me pareció curioso, como seguro se lo parece a muchos de sus pacientes, que  imagino se deben preguntar para que quieren ellos colorear como si fueran niños.

Pero enseguida me acordé de lo que hice yo cuando salí del hospital tras más de cinco meses de ingreso.

A mi nunca se me ha dado bien dibujar, en realidad lo hago bastante mal, pero cuando salí del hospital me encontré en casa unas pinturas y un caballete de mi hermano (que es el artísta de la casa) llenos de polvo y como tampoco tenía el cuerpo como para hacer otras actividades más movidas, me dió por pintar… hice como 5 o 6 cuadros sin tener ni “pajotera idea” pero si recuerdo que eso me mantenía entretenida y me tranquilizaba.

Así que con lo que me había contado Ester de los mandalas y mi propia experiencia con la pintura busqué información y esta claro! Me encantó todo lo que encontré acerca del apasionante mundo del arte de colorear para adultos. Ester, que es una caña, propone a sus pacientes, muy inteligentemente,  una manera fácil y barata de combatir su estrés, de desconectar de este mundo de de locos lleno de tecnologías y  redes sociales y de beneficiar su salud. Os lo cuento!

Colorear no es un juego solo para niños, se ha convertido en un agradable y terapéutico pasatiempo para adultos.  El auge de los libros para colorear para adultos va en aumento, un ejemplo de ello es el Jardín secreto de  Johanna Basfotd que ha vendido más de dos millones de copias.  En Francia este hobby está totalmente estendido, en Australia incluso se hacen grupos para reunirse y colorear juntos….

taller

Yo quería probar también, así que hace un par de meses busqué una de las múltiples webs que existen de dibujos para adultos y imprimí varios. Empecé con los mandalas que siempre me han gustado mucho. Quise hacer conscientemente lo que ya hice cuando me recuperaba de la cirugía de forma instintiba.

Dicen los expertos que colorear  beneficia a  nuestra creatividad, es una forma de expresar emociones, sentimientos y pensamientos y además va mucho más allá.

Los beneficios para nuestra salud son múltiples. Colorear nos ayuda a mejorar la motricidad fina a través de los movimientos repetidos con la mano. Cuando se colorea los dos hemisferios cerebrales se activan: seleccionar los colores implica una actividad lógica y creativa por la forma de combinarlos, se activan las áreas cerebrales implicadas en la visión y en las habilidades motoras para coordinarse y hacer movimientos precisos. Además al ir pintando  tenemos que concentrarnos con lo que  conseguimos desconectar  de las preocupaciones, problemas o situaciones difíciles y poco a poco conseguimos entrar en un estado de relajación que nos ayuda a disminuir la actividad de la amígdala, una parte central del cerebro que está implicada en el control de las emociones y que suele estar afectada por el estrés.

Y la pregunta es ¿Tienen razón los expertos y realmente consigues relajarte?

Yo siempre digo que a unos les irá mejor que otros pero algo que se está extendidendo como la polvora alguna cosa de debe hacer.

Yo empecé con mis mandalas.  El primer día duré cinco minutos..que hago de comer, podría estar ordenando el armario, el taller que tengo que dar en febrero, un mensaje del whatsapp…mil y un pensamientos.

El segundo día lo hice con mis hijos y aguantamos un poquito más… y de golpe me di cuenta que llevaba un rato pensando en los colores que quería combinar, que no había rosa fucsia, que ahí quedaría bien un verde y los niños lo han perdido… realmente había dejado de pensar en otras cosas. Mmmh… interesante.

Así que pensé venga va voy hacerlo bien. Y decidí hacerlo más ceremonioso. Fuí a comprarme una caja de colores (prohibido que me los cojan los peques), seleccioné con cariño unos mandalas y decidí tomarmelo con calma…cada ratito libre un poco. La verdad es que me quedan bastante feos…pero si he ido observando cosas…según el día combino unos colores u otros y lo mejor de todo es que como soy una obsesiva de la perfección y quiero hacerlo bien. DESCONECTO.

Colorear me hace desconectar. Dejo la tecnología de lado y paro el ritmo frenético de mi día a día y tan solo pinto. Así que se puede decir que poco a poco (insistiendo un poco ) se está convirtiendo en mi forma de meditar. En mi terapia de relajación.

unnamed-1

 Imagino que algo de razón tienen los expertos, supongo que por algo deben llevar miles de años los monjes budistas pintando mandalas. Ellos dicen que pintar mandalas te ayuda a recobrar el equilibrio, a conocerte más a ti mismo, te da sosiego y calma interna y te permite vivir en armonía.

No se si conseguiré el Nirvana pero al menos DESCONECTO y para mi eso es mucho.

Os animais a colorear?

PD: Ester Navarro gracias por compartir conmigo tu sabiduría. Enfermeras que dominan el arte del cuidar.

Enlaces para colorear:

http://www.printmandala.com/

http://es.wikihow.com/dibujar-mandalas

http://www.colorear-para-adultos.com/